Medidas de Austeridad

Andrés Manuel López Obrador estableció una lista de 50 puntos de austeridad, para que el gobierno viva en la justa medianía, como pedía Juárez. El dinero ahorrado así será destinado a programas sociales que dignifiquen la vida de millones de ciudadanos. Aquí tienes los principales ejes:

Austeridad en Presidencia

El salario presidencial se reducirá de $210.000 pesos que hoy gana Peña Nieto a $108.000 pesos que ganará Andrés Manuel López Obrador, una reducción del 60%. También se eliminará el Estado Mayor Presidencial, se venderá la flota aérea del gobierno federal y el presidente ya no vivirá en la lujosa residencia de Los Pinos, que se convertirá en un parque público. Y por supuesto, las ostentosas pensiones a ex-presidentes desaparecerán para siempre.

Lucha Anticorrupción

El combate a la corrupción debe ser definitivo: se terminarán los fideicomisos públicos que sirven para ocultar fondos y también las partidas de diputados y senadores usadas para moches. Tres fiscalías se encargarán de hacer valer estos principios con autonomía y profesionalismo, llevadas por fiscales de intachable honorabilidad y principios.

Austeridad en Altos Funcionarios

Se respetará por fin el artículo 127 de la Constitución, que prohibe que un funcionario público gane más que el presidente. Hoy existen salarios millonarios de ministros de la SCJN, consejeros del INE, magistrados electorales y muchas otras posiciones gubernamentales de alto rango. Esos salarios abusivos se terminarán.

Lo mismo pasará con los privilegios: se acabarán los bonos, los seguros médicos privados, los vehículos nuevos, los guardaespaldas, los viáticos dedicados a lujos. Y estará prohibido que cualquier funcionario de alto rango conviva en fiestas o viajes con contratistas, concesionarios, proveedores o inversionistas de gobierno, ni con grandes contribuyentes: el compadrazgo del poder político y el poder económico por fin se acabará.

Austeridad en Funcionarios

A todos los niveles se prohibirán las remodelaciones de oficina, la compra de muebles de lujo y el gasto en publicidad se reducirá a la mitad. Las compras del gobierno serán consolidadas y pasarán, junto con las concesiones públicas, por un filtro central con observación ciudadana para evitar sobreprecios y favoritismos. Tampoco se podrá recibir regalos de más de $5,000 pesos.

Se respetará la plaza de los trabajadores de base, pero las plazas de trabajadores de confianza se reducirán en 70%. Quienes demuestren empeño y dedicación en su área de trabajo tendrán oportunidad de empleo digno dentro o fuera del gobierno; pero las plazas para favores políticos, aviadores y similares desaparecerán.